PRINCESA DARIAK Copyright 2007

domingo, agosto 24, 2008

Sin Título

La tarde crepita en su sueño de colores, en la ribera de un cuadro de loto, desde la cabeza de las nubes, inexistentes en la espada del tiempo, el celeste del filoso acero brilla entre azules, y se distiende. Parpadea en los ojos de papel. El cielo, malvones, ojos en mis hojas del presente.
El cansancio de los huesos es como un tren llegando a la estación, silbando en cada músculo. Entonces pienso en la lluvia, en reposar mis sentidos en el agua de una ducha tibia, con sabor a duraznos, y aroma a besos amanecidos en metáforas únicas.Debajo de sus gotas, la epidermis reposa, se entrega sumisa y duermen los recuerdos en una sonrisa. Y te siento en esa lluvia artificial, con vapores y cabellos húmedos, y rulos descubriendo la frente del cuarto mojado en los pies. Recuerdos azules que doran la epidermis con caricias.
El café espera mi mano, la he dejado vacía de ropa, he envuelto en el aroma del café cada tela dentro de cajones revueltos, he presentido tu perfume en las sábanas enrolladas del pensamiento, y se acomoda en el silencio de mis brazos. Entonces precipito el puño en el asa caliente, la memoria hierve como el agua olvidada en el fuego. Igual, sirvo mi café, y quema deslizándose en la lengua un fantasma de mañanas que se hace palabra en el paladar de este sueño, tu nombre.
Un regalo de flores, asoma en la ventana, la naturaleza de sus pétalos suaves, delicados, tan parecidos a imágenes instantáneas del jardín, renuevan mi corazón en lugares comunes, ese índigo tan intenso. Una foto en mis pupilas, unas hojas que escriben poesía en el alma con letras indecibles, sonríen, es amor.
Entonces tengo por bien vivido lo que vivo, desde el centro de mi ser en tu ser, tu ser cae y se eleva como relámpago, trueno y lluvia en un cielo de pestañas parpadeantes, de soles ocultos, desde el cansancio sideral de lo cotidiano, hasta la risa inaudible de momentos que aún siguen sonriendo en mi alma, y como dice Paz, mecen los follajes y los renuevan.

.....

7 comentarios:

malloK dijo...

Vaya, hacía tiempo que no pasaba por aquí y me he llevado una grata sorpresa al ver que sigues escribiendo.

Un texto precioso.

Un abrazo.

fgiucich dijo...

El suave caminar por la vida. Abrazos.

Enredada dijo...

bello mi amiga... cada imágen se representó en mi... el aroma del café y la ducha sintiéndose en el cuerpo...
hermoso!

IGNACIO dijo...

Desnuda.
Con los recuerdos.
No estás sola.
La memoria te acompaña, y yo al leerte.

Besos.

Anónimo dijo...

no puedo comprendere todo que tu escribe... ma siento que tu escribe con el corazon.
Gracia de ser amiga

Manfredi y Lisa y..... Zac

Mar y ella dijo...

Tus palabras con aroma a cafe llegan hasta mi.Preciosa,es un agrado leerte..
Besitos
Mariella

Jaki dijo...

Este texto me generó la misma impresion que el día que decidí crear el segundo blog, el de recuerdos perdidos. No sé bien por qué pero me transmite la misma sintonía que esa pequeña frase.
Saludos con cariño! =)